Bienvenida

 


Bienvenida de la Presidente

Estimados egresados de la Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales de la U.N.C., les doy la bienvenida a este sitio, que es el de todos ustedes, como lo es nuestra querida Universidad Nacional de Córdoba. Comparto con ustedes el espíritu de pertenecía a la Alma Máter de ésta, nuestra casa, entendiendo Alma Máter, cuya expresión latina significa literalmente «madre nutricia» (que alimenta) y que se usa metafóricamente para referirse a una universidad, aludiendo a su función proveedora de alimento intelectual, al sitio en donde determinada persona cursa o cursó sus estudios universitarios y forjó su personalidad y sus afectos profesionales.

Este sitio web es de todos ustedes, y es en él donde nos expresamos, ponemos nuestras actividades, novedades, y es desde donde nos queremos comunicar.

Nuevamente, Bienvenidos!

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Mag. Ing. Civil Estela E. Reyna
Presidente 2014-2017
Presidente 2017-2020


Semblanza de la Presidente

Estela E. Reyna. Egresada de la Facultad de Ciencias Exactas Físicas y Naturales de la U.N.C. en 1987. Obtuvo el título de Magíster en Ciencias de la Ingeniería Mención Recursos Hídricos en la misma facultad.

Es Profesora Adjunta e Investigadora de la F.C.E.F. y N. de la U.N.C.

Ha participado en carácter de integrante y como directora de área en numerosos proyectos hidráulicos, de saneamiento, estructuras y geotecnia. Ha sido consultora de organismos nacionales e internacionales.

Ha participado en la F.A.D.I.C. (Federación Argentina de la Ingeniería Civil) y como Coordinadora Adjunta Internacional de la CIAM – Pro Témpore 2012-2013 (Comisión para la Integración de la Agrimensura, Agronomía, Arquitectura, Geología e Ingeniería del Mercosur), y ha sido Miembro Titular del Foro de Entidades Profesionales de la Región Centro de la Provincia de Córdoba (2005-2010). Miembro del Consejo Consultivo del Ministerio de Educación de la Nación para el Plan Estratégico de Formación de Ingenieros 2012/2016.

Conferencista invitada: Universidade Federal de Rondonia, Porto Velho , Rondônia, Brasil, (2013), I Congreso Latinoamericano de Ingenieros Civiles (I Colic), Trujillo, Perú, (2009), III Seminario Internacional sobre Planificación Estratégica del Desarrollo Regional, Paraná Entre Ríos, (2006) y como disertante en numerosos congresos nacionales.

Fue vice presidenta de la Caja de Previsión de la Ingeniería, Arquitectura, Agrimensura, Agronomía y Profesionales de la Construcción de la Provincia de Córdoba – Ley 8470. (2007-2008) y Secretaria General del Colegio de Ingenieros Civiles (2008-2010), ambas entidades de la Provincia de Córdoba.

 


Introducción por el Fundador y Primer Presidente

Cómo Nace una Idea

Mi paso por las aulas de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la Universidad Nacional de Córdoba generó el compromiso de corresponder, de alguna forma, la formación recibida de manera gratuita, la cual me permitió obtener un título profesional y con él, ejercer la Ingeniería y la Docencia.

Guiado por ese compromiso trabajé en las Organizaciones de Ingeniería de Córdoba y del país y luego representando a Argentina en Organizaciones Internacionales, como integrante y Presidente de los Comités de Enseñanza de la Ingeniería (Ver: Perfil del Fundador). Esta actividad me dio la oportunidad de visitar Universidades y Escuelas de Ingeniería de diversos países.

Una característica común de tales Instituciones era la existencia de Asociaciones de Egresados o de Antiguos Alumnos, o Alumni Associations, organizaciones integradas por graduados de distintas promociones, independientes, pero íntimamente ligadas a la Universidad o Escuela.

Estas organizaciones asumían el seguimiento de los egresados y la activa intervención de ellos en toda gestión de apoyo a la Institución Educativa, sea con propuestas destinadas a mejorar el proceso formativo y la docencia o con iniciativas destinadas a fortalecer las relaciones con todos los graduados de las diferentes promociones.

Percibí en cada egresado que conocí, un fuerte sentido de pertenencia hacia la Institución formadora, manifestado por la convicción de mantener lazos permanentes, que eran entusiastamente reconocidos y alentados por las autoridades de la propia Universidad o Escuela.

El modelo que me impactó con mayor énfasis se me brindó en 1986 cuando tuve la oportunidad de conocer la Sede de la Association des Anciens Eleves de l’Ecole Centrale des Arts et Manufactures (fundada en 1862) ubicada en un funcional edificio de cinco plantas, en el centro de París. Su Presidente, Ing. Claude Herselin, que entonces era Secretario de la Federación Mundial de Organizaciones de Ingenieros (FMOI), me invitó a visitar la Sede y participar después de una cena en el restaurante de la Asociación, oportunidad que me permitió conocer antecedentes y actividades.

Advertí que en ese momento se realizaban varias reuniones simultáneas en diferentes locales y pude apreciar los servicios, foros de discusión y conferencias, la oferta de créditos y posiciones de trabajo, brindados a sus Asociados, “les Centraliens”.

¡Qué hermosa iniciativa sería tener algo parecido en nuestra Universidad! Comenté entonces a mi regreso a mis compañeros más cercanos.

Mucho tiempo había pasado ya desde que la Facultad fuera creada en el ámbito de la Universidad Nacional de Córdoba y hasta entonces, ningún egresado o funcionario universitario asumió la idea de crear la Asociación de Egresados de nuestra Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

A fines del año 2006, el Decano, Mag. Ing. M.E. Gabriel Tavella, me ofreció la oportunidad de hacerlo ante un auditorio calificado. Me propuso asumiera la responsabilidad de expresar, en nombre de la Facultad, el reconocimiento de la Institución a quienes cumplían 50 o más años con la profesión. Y allí encontré la ocasión ideal para concretar la propuesta de crear una Asociación, comprometiendo en la iniciativa a mis colegas homenajeados. El resto de esta historia está relatada en el Título “Orígenes”.

Ha sido un honor para mí, proponer, impulsar, concretar y facilitar las primeras acciones de la Asociación de Egresados de Ingeniería y Ciencias Naturales. Me gratifica comprobar como ella se está consolidando y prestigiando con el paso del tiempo.

 

Ing. Civil Miguel Ángel Yadarola
Fundador y Primer Presidente 2007-2011

Perfil del Fundador

Miguel Ángel Yadarola egresó como Agrimensor en 1953 y se graduó Ingeniero Civil en 1955. Fue docente del Departamento de Física de la Facultad entre 1956 y 1996. Integró el Consejo Directivo representando a los Profesores Adjuntos en 1962-66. Se jubiló siendo Profesor Titular por Concurso y fue distinguido como Profesor Consulto de la UNC. En 1989 fue candidato a rector por el GUI un grupo de profesores y estudiantes. También fue docente, Titular por Concurso, en la Facultad de Arquitectura de la UNC, 1958-62.

En la profesión trabajó inicialmente como constructor de obras civiles y eléctricas pasando a integrar en 1960 una firma de Ingenieros Consultores, Inconas S.A. con dos compañeros de promoción con los cuales continúa en la dirección empresaria de importantes proyectos de ingeniería.

Simultáneamente ha desarrollado una activa labor en organizaciones de ingeniería: Miembro del Consejo Profesional de la Ingeniería y Arquitectura de Córdoba (1962-74), Presidente de la Junta Coordinadora de los Consejos Profesionales del país(1967-74), Presidente de la Unión Argentina de Asociaciones de Ingenieros (UADI) (1977-80). Entre 1997 y 2001 , fue Vicepresidente de la Unión Panamericana de Asociaciones de Ingenieros (UPADI) y Miembro del Consejo Ejecutivo de la Federación Mundial de Organizaciones de Ingenieros (FMOI). Es Miembro de la Academia Nacional de Educación, de la Academia de Ingeniería de Buenos Aires y Miembro Emérito de la Academia de Ciencias de Nueva York. Desde el año 2000 preside la Academia Panamericana de Ingeniería. Ha integrado y presidido los Comités de Enseñanza de Ingeniería de UPADI (1970-89) y de FMOI (1989-1997). Ha participado como invitado a exponer en Congresos y Seminarios nacionales e internacionales sobre temas de formación de ingenieros y perfeccionamiento docente. Ha recibido el Premio 1982 Ingeniería Argentina Ing. Luis V. Mignone, el Premio Panamericano de la Ingeniería (1986), el Collar de la Orden de Ingeniería de Egipto (1994), la Medalla de FMOI 2003 a Logros Destacados al Servicio de la Ingeniería y en 2006 UPADI lo distinguió con el “Vector de Oro” Premio Panamericano a la Enseñanza de Ingeniería que reconoce “relevantes contribuciones en el campo de la docencia e investigación educativa”. Convocado por el Decano en Diciembre, 2006, para disertar en el Acto de Homenaje al 130° Aniversario de la fundación de la Facultad, propuso la iniciativa de crear la Asociación de Egresados. Trabajó en su organización y puesta en marcha, redactando el Acta de Fundación que se firmó el 30 de marzo de 2007. El 1° de Junio de ese año, la Asamblea de Organización lo eligió como su Primer Presidente, mandato que finalizó en abril, 2011. En junio, 2011, el Ing. Yadarola recibió el máximo galardón que otorga, cada dos años, la Academia Nacional de Ingeniería como Premio de Consagración “por sus aportes de excepcional mérito para el progreso del país y para la posición del mismo en el campo internacional”.


Himno Universitario

En todos los Actos y Ceremonias de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, y también en todas las Dependencias de la Universidad Nacional de Córdoba, es tradicional que se cante, después del Himno Nacional, el Himno Universitario o Himno Goliardico.

Historia

Gaudeamus Igitur es una canción estudiantil de autor anónimo. Originalmente titulada “De brevitate vitae” (Sobre la brevedad de la vida), se cantó inicialmente en Universidades alemanas en el Siglo XVIII. Aunque su letra original es poco académica, las mayorías de las Universidades la  han adoptado como Himno propio. Algunas han introducido modificaciones en la letra como es el caso de la que aquí se reproduce, que se usa en la Universidad Nacional de Córdoba.

Las primeras dos estrofas, “Gaudeamus igitur, iuvenis dum sumus, califican su carácter juvenil: “Alegrémonos pues, mientras seamos jóvenes”. Junto con las cuatro estrofas siguientes, son comunes en todas las versiones.

La letra originaria en latín habría sido escrita en el Siglo XVIII y traducida al alemán en 1717 por Johan Gunther.

El primer documento impreso de la melodía, que se conoce, fue publicado en el “Lieder für Freude der Gesellingen Freundeeditado en Leipzig en 1789.

Johannes Brahms incluye la melodía en su “Obertura del Festival Académico” compuesta para agradecer su nombramiento como Doctor Honoris Causa de la Universidad de Breslau en 1881.

Himno Universitario

Gaudeamus igitur
iuvenes dum sumus (bis)
Post iucundam iuventutem
post molestam senectutem
nos habebit humus
nos habebit humus

Gaudeamus igitur
iuvenes dum sumus (bis)
Vivat nostra Civitas
Mater Universitas
quea nos protexerunt
quea nos protexerunt


Historia de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales

A poco de asumir el Rectorado de la Universidad, el Deán Funes -con la aprobación del claustro- fundó en 1808 una cátedra de aritmética, álgebra y geometría. Estos estudios se inauguraron a principio de 1809. El primer profesor de matemáticas fue Don Carlos O´Donell, a quien reemplazó en 1816 el Dr. José María Bedoya.

En 1813, el Rector Funes preparó un nuevo plan de estudios. En dicho plan, en el curso de Artes, se establecía en el segundo año la enseñanza de la aritmética, geometría y trigonometría, y en el tercero, física. En 1857 se agrega el estudio de la Astronomía.

En 1863, el Dr. Eusebio Bedoya, Rector del Montserrat, redactó y elevo a consideración del Poder Ejecutivo, un informe en el que se aconsejó, entre otras cosas, la creación en la Universidad de las cátedras de Botánica, Matemáticas Superiores, Topografía, Arquitectura, Fortificación, Química y Física Experimental. Estas fueron las bases para la creación de la Escuela de Ciencias Físicas y Matemáticas.

Ya en 1870, el Presidente Sarmiento declaró que la más trascendental de las reformas producidas en la instrucción pública, sería la aparición en los claustros de la UNC, de siete profesores alemanes que vendrían a inaugurar en sus aulas el estudio de las ciencias físico- matemáticas. Esta iniciativa respondió al propósito de organizar en la vieja casa de Trejo y Sanabria, un centro de investigaciones científicas, una Escuela de Ingeniería en todas sus ramas y un instituto para formar profesores de enseñanza secundaria, en las ciencias físicos, naturales y exactas.

Se encargó a Burmeister, sabio naturalista alemán, que dirigía el Museo Nacional de Ciencias, contratar en Alemania un núcleo de profesores para la nueva facultad. Según los términos del contrato, debía establecerse, además de los cursos universitarios, una Academia de Ciencias, de la que formarían parte los profesores contratados, que además estaban obligados a realizar exploraciones, estudios y trabajos sobre asuntos y problemas nacionales que se publicarían  a costa del gobierno en el Boletín de la Academia.

Para prescindir el nuevo organismo, es designado el Dr. Burmeister a quien se encarga también redactar su reglamento.

El Dr. Lorentz fue el primer Director de nuestro Museo Botánico, al que enriqueció con valiosas colecciones, fruto de sus exploraciones.

El 10 de enero de 1874 se aprueba el Reglamento Interno de la Academia de Ciencias. Sus objetivos, entre otros, eran instruir a la juventud en las Ciencias Exactas y Naturales por medio de lecciones y experimentos, formar profesores que puedan enseñar las mismas ciencias en los Colegios Nacionales y explorar y hacer conocer las riquezas naturales del país, dando a luz obras científicas por medio de publicaciones.

En 1875, el Dr. Burmeister resuelve apartarse de la dirección de la Academia para dedicarse a las disciplinas científicas. El entonces Presidente Nicolás Avellaneda acepta su dimisión mediante un decreto en cual sostiene, entre otros puntos, que mientras no se de en la Academia y Facultad de Ciencias Físico- Naturales, la definitiva organización que corresponde, la Dirección Superior Administrativa y Disciplinaria de dicha repartición estará a cargo del Rector de la UNC, Dr. Manuel Lucero. El Rector Lucero reiterará en varias oportunidades el anhelo de que la Academia y la Facultad tuvieran, cada uno, su correspondiente organización.

El entonces Presidente Nicolás Avellaneda decreta que bajo la dependencia del Rector de la Universidad, los profesores de Ciencias procedan a organizar a la brevedad la Facultad de Ciencias Matemáticas y Físicas de la Universidad de Córdoba, dictando el reglamento interno de esta y los programas de sus trabajos y enseñanzas anuales.

Los Presidentes Sarmiento y Avellaneda y el Rector de la Universidad Dr. Manuel Lucero fueron los tres eminentes argentinos progenitores de la Academia Nacional de Ciencias y de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, creada el 14 de octubre de 1876.

A la fecha de su creación, la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNC revistaba como Profesores Titulares a:

  • Dr. Oscar Doering (Física)
  • Dr. Adolfo Doering (Química)
  • Dr. Luis Brackebusch (Mineralogía)
  • Dr. Jorge Hieronymus (Botánica)
  • Dr. H. Weyenbergh (Zoología)
  • Dr. Francisco Latzina (Matemáticas Superiores)

Dando cumplimiento a lo dispuesto en el artículo 2 del Decreto de Creación de la Facultad, los profesores de la misma constituidos en Consejo, bajo la presidencia del Rector de la Universidad Dr. Lucero, procedieron a formular el Reglamento y el Plan de Estudios de la Facultad que fue considerado y aprobado en las sesiones celebradas en 1877.

El Reglamento estipulaba los objetos de la Enseñanza y los Planes de Estudio para las Carreras de Agrimensor Nacional, Profesor en Ciencias Físico- matemáticas de los colegios nacionales y escuelas normales, Profesor en la enseñanza superior de Ciencias Naturales.

En 1877 se acordó a fin de que el nombre dado a la Facultad en el Reglamento, correspondiese al asignado en el Plan de Estudios, se escribiera en ambos estatutos “Facultad de Ciencias Físico – Matemáticas”, en lugar de “Facultad de Ciencias Naturales”.

El 14 de Octubre de 1876 se aprobó la incorporación con el rango de Facultad al instituto académico ya existente.

El 24 de julio de 1878, el Rector de la Universidad, Dr. Lucero, pone en posesión del cargo de Decano de la Facultad al Dr. Oscar Doering.

El Dr. Oscar Doering, nacido en Alemania en 1844, vino al país llamado por Burmeister para ocupar la cátedra de matemáticas en la Academia Nacional de Ciencias. En mayo de 1876, pasó a ocupar el cargo de Profesor de Física en la misma institución. Durante 38 años prestó inestimables servicios a la instrucción pública de nuestro país.

Como Secretario de la Facultad continuó actuando el de la Academia de Ciencias, Dn. Tobías Garzón.

En el registro correspondiente a 1878 figuran inscriptos 20 alumnos regulares. Se realiza la corrección de las matrículas, el modelo de Diploma, se implantan los derechos de matrícula y examen, el ingreso a la Facultad,  se fija el arancel para los diplomas. Finalmente se crea la Biblioteca.

Hasta el año 1879, la Facultad de Ciencias Matemáticas fue por su dotación y por la índole de las ciencias que cultivaban sus antiguos profesores, un establecimiento destinado casi exclusivamente a la enseñanza del Doctorado en Ciencias Matemáticas y Ciencias Naturales.

De gran trascendencia para el porvenir de la Institución fue la iniciativa del académico Dr. Latzina, quien propuso la modificación del Plan de Estudios de la Facultad, creando la Escuela de Ingeniería para la formación de Agrimensores, Arquitectos e Ingenieros Civiles.

En 1880 se otorga el Título de Doctor a los Profesores fundadores de la Facultad. Este mismo año, se concreta el Nuevo Reglamento Orgánico de la Facultad, en el cual se establece el doble voto del Decano y las disposiciones generales con respecto al Consejo de la Facultad,  Decano,  Catedráticos, Ayudantes, Secretario, empleados de la Facultad, Estudiantes y consideraciones sobre los Institutos Científicos y sus Directores.

El Reglamento de Exámenes de la Facultad citaba los criterios a seguir en cuanto a los exámenes anuales y generales, la clasificación de los mismos y la colación de Títulos Profesionales.

Este mismo año se crean nuevas cátedras y comienza la publicación de textos para la enseñanza.

En resumen, La Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, creada el 14 de Octubre de 1876, ha pasado, desde sus comienzos, por cuatro períodos:

  • Período de Gestación:los profesores fundadores le consagran sus mejores esfuerzos y sacrificios para enraizar este flamante organismo, asegurando la enseñanza experimental.
  • Período de Organización:se acentúan las preferencias por los estudios profesionales, sin descuidar por ello la realización de trabajos de investigación científica. Corresponde a esta época la ejecución de una obra pública de trascendencia para el porvenir económico de Córdoba: obras de riego del Río Primero, en la que tuvieron destacada intervención como proyectistas y técnicos, profesores de esta facultad. Por otra parte, se prosiguen los estudios sobre la gea, fauna y flora de la República, publicándose trabajos altamente apreciados en los centros científicos más importantes del país y del extranjero.
  • Período de la Pre-Reforma:precursor de un movimiento espiritual de gran resonancia dentro y fuera del país.
  • Período de Evolución:se introducen importantes modificaciones tanto en el Reglamento Interno como en los planes de estudio, creándose además nuevas escuelas. Se construye un nuevo edificio para la facultad, dotándose a sus laboratorios, museos, gabinetes y biblioteca, de instrumentales modernos para la enseñanza.

La Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, que iniciara sus actividades con tres escuelas y cinco profesores, se encuentra transformada por su extraordinario desarrollo en una gran institución que articula Escuelas, Departamentos, Laboratorios, Centros de Vinculación que junto a sus Autoridades, personal Docente, no Docente y Estudiantes, la convierten en un hito fundamental en la Ingeniería, la Geología y la Biología Argentina.